Ser maestro no significa sólo enseñar contenidos, ser maestro significa acompañar muchas vidas en el desarrollo de sus potencialidades humanas, en forjar conocimientos para la vida, enseñar a los alumnos a cómo afrontar el mundo dado con sabiduría, ellos se encargan de dejar huella y trascender en la formación de mejores seres humanos que sepan, construir un mundo mejor.

Felicidades maestras y maestros por su loable labor, que con vocación y amor se dedican día a día a deconstruir mejores generaciones de personas, que con su dedicación, esfuerzo y sacrificio enseñan.

Que los mejores seres humanos, se dedican a compartir: desde conocimientos hasta amor.

A %d blogueros les gusta esto: